miércoles, 16 de septiembre de 2009

De Desphótico a Naousa

En Ormos Desphótico el silencio de la calma nos traía al oido ampliadas las voces, la música, los susurros.
Calma de claridad transparente, de luminosidad en el agua y en el cielo sin nubes.
Llegó el viento norte de nuevo y ocupó todos los rincones, alborotó el agua y el corazón estuvo inquieto hasta que confió plenamente en el paisaje protector y en el ancla clavada a conciencia en un buen fondo de arena.
Sentimos el viento un día tras otro, contemplando el paisaje cambiante de una bahía acogedora con extraño nombre de tiranía.
Días de paseos a pie y en coche con amigos por las islas de Dhespótica, Paros y Andiparos.
Cuando llegó la lluvia, a ratos mansa y a ratos portentosa, cerramos portillos y nos concentramos en el interior reconfortante del Fresquito. Ocupamos el tiempo en una tarea de fondo complicada pero importante y la base del puntal del mastil quedó a la vista saneada y tranquilizante.
Con el anuncio de viento del sur nos fuimos hacia el norte y llegamos a Naousa en la misma fecha que el año pasado (curiosidad no planeada) para reencontrarnos con el Setè Cel.
Llevamos tres días del sur al norte y del norte al sur de la bahía según el capricho del viento que no atiende mucho a previsiones.
Besos desde el Fresquito

Dhespótico y Naousa

(Vuelvo al sistema anterior, para ver el album hay que "pinchar" sobre la foto, así también podreis localizarnos en el mapa)

Mas besos

6 comentarios:

Carlos Ramos i Solà dijo...

Nomès puc dir "GUAU...."

Arare dijo...

Jo també: guaaaaaaaaau! (una mica més llarg el guau i amb els ulls com a taronges)

ÔÔ

molts petonets

Los fresquitos dijo...

Ja entec el que voleu dir, els vostres velers estarien molt a gust en aquestes aigües i vosaltres també

Carlos Ramos i Solà dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Ramos i Solà dijo...

Afegeixo, "la envidia me corroe".
No tingueu presa en tornar, aquí tot es igual d'avorrit.....

bertranj dijo...

Salut Perealbert.
D'un vell amic,
Jordi Bertrán