viernes, 28 de agosto de 2009

Desde Monenvasia

Buenos días desde Monemvasia.

Amaneció tranquilo el día y en la calma de las primeras horas de la mañana, como otras veces, he estado preparando la selección de fotos que recogen en pinceladas las emociones de los últimos días. Me ayuda a recomponer el relato de lo que os quiero explicar.

Las previsiones de temporal se cumplieron y bien amarrados en el puerto aprovechamos para conocer este rincón mediterráneo tan cargado de historia de conquistas, asedios, resistencia… nos dedicamos a pasear mucho, a contemplar el mar embravecido, el fotogénico peñón sobre el que se mantiene y se recupera la ciudad amurallada, a callejear Yefira, la ciudad nueva y casualidad o destino…al segundo día de estar aquí conocimos a Beatriz, una mujer que no pasa desapercibida, toda generosidad y entusiasmo, pintora y escultora mejicana que vivió aquí 20 años y ahora pasa sus veranos con la casa siempre abierta. Nos regaló su tiempo y nos incorporó a su círculo con naturalidad, sintonizamos como si nos conociéramos de toda la vida y hemos compartido veladas cargadas de emociones.
La experiencia de asistir a la representación de “Las aves” de Aristófanes en el teatro de Epidauros fue un regalo de los dioses, una oportunidad que nos rondaba desde Porto Kheli y que pudo materializarse gracias a los contactos de Beatriz. Fuimos en un autobús que se organizaba desde Monemvasia porque el grupo de teatro era de los alumnos del instituto de Molaon a 20 Km, que habían ganado el concurso nacional de teatro. Contemplamos un montaje creativo y de mucha calidad en un entorno único y yo pensé mucho en Javi, el teatrero de la familia, en los alumnos y exalumnos del grupo de teatro del Serrallarga, en Pepe y el grupo Bambalina que salió del Carles Faust…Disfrutamos de lo lindo.
También se cruzó en nuestro camino, (bueno más bien cruzamos nosotros el terreno de su terraza), Juan un griego que vive entre Monemvasia y Pamplona sanote y divertido, con un toque vasco que le sienta muy bien. Lleva el Café Central con su hermano Mantzo y prepara el pulpo a la brasa ¡como dios! Si me dedicara a preparar una guia de viajes los pondría los primeros porque se come bien y porque vale la pena conocerlos.
Y para completar vivencias una de dulce, hemos comido unos higos riquísimos que pasaba a vender por el puerto Thasis, un abuelo encantador.
Ahora estamos preparándonos para soltar amarras y nos resulta difícil, como siempre.
Os dejo con las fotos y con unos versos del poema de Cavafis del viaje a Itaka, que refleja nuestro estilo de viaje…

Cuando salgas de viaje para Ítaca,
desea que el camino sea largo,
colmado de aventuras , de experiencias colmado…
Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que -¡ y con que alegre placer !-
entres en puertos que ves por vez primera…
y aprende, aprende de los sabios.
Mantén siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Pero no tengas la menor prisa en tu viaje…


Mil besos

3 comentarios:

DANI dijo...

Hola Fresquitos!!!! Pero que envidia me dais!!!!! Angeles me encantan tus cartas, tengo envidia sana de todo lo que cuentas, de lo que ves, de lo que vives, de lo que sientes. Me alegro muchisimo de veros tan bien. OS QUIERO MUCHO. AH???? ¿el Pere subio el camino tortuoso que se ve en una foto, desde la cual se ve una vista maravillosa????

Los fresquitos dijo...

Ya se que provocamos una cierta envidia pero la intención no es poner "los dientes largos" sino
compartir lo vivido y si, Pere subió y tiene una marcha que no le atrapas...

Elisenda dijo...

Hooolaaa! Soc l'Elisenda. Que be que ho feu. Quines experiencies tan boniques i les fotos+comentaris molt divertides. El Dimars acabo la feina del Pelicano i Dimecres començo la Facu. Us escric desde l'escola de la Loli a Miami, recordes?.
Que continueu disfrutan força i molts petons.
Elisenda