miércoles, 4 de junio de 2008

MEGANISI

2junio2008

En el silencio de la noche.
Una noche con pocas estrellas, de cielo cubierto después de soplar todo el día viento suave del sur.
Relajada al final de un día de paseos descubriendo caminos, observando flores, alegrando la vista con los rincones que forma aquí el mar, perdiendo la mirada en sus horizontes.
Día de colada también, en una lavadora ¡casualmente como la mía! instalada en una de las dos tabernas que comparten el fondo de la cala. La ropa tendida al sol entre los obenques le da un aire encantador al Fresqui.
El tiempo se enlentece, se dilata. Tres días fondeados aquí en Abelike y siento como la olivera a la que estamos amarrados a tierra ya forma parte de mi historia, ya era parte de mi historia.
Estoy bien, realmente bien.

1 comentario:

m.nuria dijo...

Un troç de vers del nostre amic Fidel Bofill catala resident a Creta
i dedicat a una olivera grega:
"Estic aturada en el temps
i lligada a la vida.
De tants records que tinc,
i em vessen,
se m'ha esberlat el cos
cansat i vell,
ple de nafres."